El Negocio de las Enfermedades

En este artículo sobre oportunidades de negocio vamos a hablarte del negocio de las enfermedades, donde veremos a la enfermedad no solo como un estado sino también como un gran negocio.

el-negocio-de-las-enfermedades

Oportunidad de Negocio de las enfermedades

Una versión actualizada de una bomba digital que libera insulina bajo la piel ha salvado vidas. Tales dispositivos, que dosifican la insulina de manera más precisa de acuerdo a las necesidades del cuerpo, han transformado la vida de personas con diabetes tipo 1. Pero a medida que los diabéticos viven vidas más largas, saludables y las preocupaciones se desvanecen sobre las complicaciones temidas como ataques al corazón, insuficiencia renal, amputaciones y ceguera, ha surgido otra preocupación: el aumento de costos de los tratamientos.

Tradicionalmente, las aseguradoras pierden dinero cubriendo a las personas con enfermedades crónicas, ya que a menudo terminaban hospitalizadas con complicaciones innumerables debido a que su enfermedad progresó. Hoy en día, los costos de atención de rutina de muchas enfermedades crónicas eclipsan eso; los tratamientos que mantienen a los pacientes bien se han convertido en una oportunidad de negocios de billones de dolares para los dispositivos, los fabricantes de medicamentos y los proveedores médicos.

El alto precio de los nuevos tratamientos para la diabetes, la artritis reumatoide, colitis y otras enfermedades crónicas contribuyen poderosamente a ideas de negocios de miles de pesos en la factura anual de atención de salud en el país.

Las personas con diabetes tipo 1 no pueden sobrevivir sin las dosis frecuentes de insulina, por lo que son totalmente dependientes de un pequeño número de productores de insumos y medicamentos que tienen una gran libertad de fijar los precios.

Ese público de pacientes con diabetes tipo 1, han generado líneas de aparatos de alto precio y avíos desechables. Algunas de estas empresas fabricantes han tomado prestado los modelos de negocio de empresas de tecnología como Apple: cada bomba para insulina y el monitor requiere la compra por separado de una serie de elementos que son a menudo de marca y modelo específico.

Un flujo constante de nuevos modelos y actualizaciones ofrecen a menudo varias opciones: bombas de colores, parlantes, medidores bilingües, sensores que informan lecturas de azúcar minuto a minuto, etc.
En cuanto a la bomba para insulina, su precio aproximado es de 7, 350 dolares, que además se tiene que pagar por los suministros, incluyendo 100 dolares por sondas de monitorización que deben ser reemplazadas cada semana, los tubos desechables que se deben de cambiar cada tres días y 10 o más tiras de pruebas que se utilizan diariamente.
Eso ni siquiera incluye la insulina, la cual se ha producido con ingeniería genética y se ha protegido por las patentes, de modo que un medicamento que costaba unos pocos dolares hace décadas, ahora se vende a menudo por más de 200 dolares, lo que significa que algunos pacientes tienen que pagar más de 4,000 dolares al año. Otras mejoras han beneficiado a los pacientes, pero el aumento de los precios es para todos. En Estados Unidos no hay productos genéricos.

Las compañías que producen los tratamientos comentan que los costos más altos reflejan los avances médicos y la necesidad de recuperar el dinero gastado en la investigación. Sin embargo, analistas financieros señalan: “La diabetes no es sólo un estado de enfermedad, es un gran negocio que genera grandes oportunidades de negocios también”.

Las empresas gastan millones de dolares que reclutan de pacientes en ferias de salud, a través de consultorios médicos y con publicidad agresiva, a menudo instándolos a comprar los dispositivos y tratamientos. Algunos doctores comentan que las personas no necesitan un medidor que hablen con ellos. Sin embargo, a pesar de estas opiniones, las personas gastan grandes sumas de dinero en estos dispositivos.

Incluso los pacientes con seguro médico a menudo se sienten presionados por los grandes gastos que hacen directo de su bolsillo.

Se estima que los gastos bien podrían duplicarse para el 2030, debido a que el número de diabéticos ha aumentado. La mayor parte del aumento es atribuible a pacientes con diabetes tipo 2, a los que los fabricantes están animando a probar tratamientos de insulina y monitorización de glucosa aunque médicamente rara vez es necesario.

Esto no solo se limita a una crisis de salud, sino a una crisis económica.

Desarrollo de negocios en las enfermedades

Aproximadamente en el año 1978, la idea de negocio de insulina se desarrollo, la primera insulina humana sintética se realizó utilizando una nueva tecnología genética de empalme. Posteriormente esta nueva generación de insulina por ingeniería fue traída al mercado.

El desarrollo de la terapia de insulina en la década de 1920 fue uno de los grandes triunfos de medicina del siglo XX a la par con el descubrimiento de los antibióticos. Antes de eso, los pacientes con diabetes tipo 1 solían morir en un año y contaban con dietas estrictas que muchas veces sucumbían al hambre.

La diabetes es una enfermedad auto inmune en la que el páncreas deja de producir la hormona de insulina. Sin ella, los azúcares se acumulan en la sangre, produciendo síntomas como visión borrosa, cansancio y necesidad frecuente de orinar, que conduce a una acumulación severa de ácidos que pueden ser rápidamente fatales. Incluso cuando son tratados con inyecciones de insulina, los niveles moderadamente altos de azúcar a largo plazo pueden dañar los ojos, el corazón, los riñones y los nervios. Pero si se da un exceso de insulina, el azúcar en la sangre puede caer en picada, lo que lleva a la pérdida del conocimiento y convulsiones. Debido a que las enzimas digestivas degradan la insulina, no se puede tragar y debe ser inyectada.

Las herramientas para tratamientos fueron inicialmente baratas: jeringas simples y la insulina de cerdo, que es casi idéntica a la producida por el cuerpo humano. Pero todo esto cambió después de un estudio sin precedentes en 1992, donde mostró que los pacientes obtuvieron mejores resultados si mantenían un control estricto, es decir, mantener su azúcar en la sangre dentro de un rango casi normal monitoreando con frecuencia y tomando múltiples inyecciones de insulina al día. Casi al mismo tiempo el negocio de la medicina estaba cambiando, también la publicidad directa al consumidor cambió, al igual que los tratamientos patentados y el diseño de insulina en desarrollo.

Para el año 1996, algunas personas usaban un pequeño medidor a través del cual se podía obtener medidas más precisas del nivel de azúcar en la sangre, los cuales fueron cubiertas por patentes.

Para ese entonces las bombas de insulina eran costosas pero controlaban mejor los niveles de glucosa en la sangre. (Todavía no hay un solo dispositivo que haga automáticamente todo: el pinchazo, la medición y la dosificación).

Mientras que algunos componentes, como los glucómetros son de bajo costo, sus suministros son costosos. Por ejemplo, las tiras de prueba que cuestan solo unos centavos para hacer, tienen un precio aproximado de 1.50 dolares cada una y necesitan ser usadas de 5 a 10 por día. (Te recomendamos leer: Cómo y dónde encontrar oportunidades de negocio)

Hábitos de consumo del mercado

Los expertos en diabetes mencionan que una buena parte de las empresas etiquetan que la innovación es un efecto muy similar que se da con la marca Apple, los clientes ya no pueden comprar un iPhone 3 en estos momentos, incluso si están de acuerdo con el modelo; así sucede con los diabéticos que tienden a mantenerse al día con los últimos modelos.

Las bombas de insulina hoy en día son el producto estrella en Estados Unidos. Los glucómetros no son muy sofisticados ya que esencialmente no han cambiado en años. Los nuevos medidores son un poco más sofisticados y aunque es poco el valor añadido para el paciente, las empresas pueden cobrar mucho más dinero.

Los tipos de insulina disponibles han evolucionado también al igual que su precio. La insulina humana sintética es más segura para los pacientes que a veces desarrollan reacciones con la insulina animal. Son pocas las compañías que la fabrican y las patentes se defienden ferozmente.

Los constantes cambios en los productos y los precios son un desafío incluso para los consumidores más sofisticados. Muchos pacientes descubrieron que varios medicamentos ya no estaban cubiertos por su compañía de seguros, que la marca de insulina ya no estaba y que el sistema de medición de azúcar era diferente.

Esto genera un dilema, comprar los nuevos productos y dejar a un lado los antiguos en los que se había gastado mucho dinero, o pagar miles de pesos en comprar gran cantidad de suministros para el producto que ya se tiene. Es muy complicado tomar una decisión de estos costos ocultos para los pacientes. Sin embargo para los empresarios es una oportunidad muy rentable y pueden establecer un negocio en México.

Recomendación para empezar un negocio

Si estas interesado en emprender un negocio, pero no sabes cómo hacerlo, lo más recomendable es que no tomes decisiones arriesgadas que te lleven al fracaso. Lo mejor es buscar asesoría o capacitación que puedan ayudarte a montar tu negocio, por esta razón te invitamos a que veas nuestros cursos de negocios donde te ofrecemos capacitación empresarial ya sea para emprendedores, empresarios y empresas.
Nuestros cursos te ayudan a entender mejor qué es lo que necesitas y cómo lograr materializar tu idea de negocio. Puedes adquirir una versión gratuita del curso solicitándola en la sección de contacto.

5 Comentarios

  1. willy 25 junio, 2014
    • editor2 2 julio, 2014
    • Carlos Aquino 16 julio, 2014
  2. Fernando Martinez Irigoyen 27 abril, 2014

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Send this to a friend