¿Por Qué los Emprendedores Están Obsesionados con Fallar?

En esta ocasión te queremos compartir un artículo dirigido para las personas que están comenzando un negocio y queremos explicarte por qué los emprendedores se obsesionan con fallar.

por-que-los-emprendedores-estan-obsesionados-con-fallar

Motivación para emprendedores

“El único error real es aquel del que no aprendemos nada.” Mientras que la mayoría de ustedes debe estar harto de la idea estereotipada de “aprender de los errores” (una frase que nos molesta más aún en los períodos más oscuros de nuestras vidas), nosotros creemos en lo contrario. No hay nada que puedas aprender del fracaso; el fracaso sólo pela la capa de tu personaje para dar rienda suelta a la versión más ilustrada de ti, que siempre estuvo ahí.

Cualquiera que haya pasado por los rigores de una startup o de iniciar con una idea de negocio puede dibujar un patrón de cambios psicológicos que una mente fértil, como la de un empresario, pasa.
Esto puede hacerse mediante la mera observación de la vida de algunos de los más grandes líderes, hombres de negocios, científicos y artistas. Obviamente, no hay dos personas que pasan por experiencias similares exactas, pero en retrospectiva, la mayoría de ustedes deben ser capaces de trazar las siguientes tres fases de su viaje.

El comienzo de un fin

Por no hablar de cómo empezar un negocio, si has vivido o tomado un riesgo incluso por un solo día en tu vida, has pasado por esto. El ciclo que se repite de la idea a la ejecución y al fracaso, es la primera y la parte más frustrante en cualquier viaje empresarial.

“Un gran éxito se basa en el fracaso, la frustración, incluso la catástrofe” – Sumner Redstone

La cita anterior refuerza nuestra idea de que esta etapa es la base de algo más grande. La lista de obstáculos que aumenta la frustración es interminable. Aferrarse a un co-fundador, productos ineficaces, gasto de efectivo, las dificultades operacionales, problemas legales, el agotamiento físico y emocional, la soledad, la autocompasión… casi cualquier cosa y todo lo que te llevará hacia abajo.

Cualquier persona sana en este momento se romperá, y tu también (lo mejor de ti). Abraham Lincoln, después de fracasar como capitán, hombre de negocios, abogado, y varias veces como un político, escribió en una carta a su amigo: “Ahora soy el hombre más miserable en vida. Si lo que siento se distribuyera por igual a toda la familia humana, no habría una cara alegre en la tierra”.

Hay otras historias como las de David Harland Sanders, el famoso KFC, que no podía vender su pollo, y fue rechazado por más de 1.000 restaurantes. Stephen King, después de ser rechazado por 30 editoriales estaba tan frustrado con su primera novela, Carrie, que la tiró a la basura.

Si bien estos son conocidos, puede haber otras muchas historias no contadas, que nunca entraron en el centro de atención.

Estos fragmentos de vida de algunas de las personas más exitosas nos dicen que el fracaso es inevitable, y también avería de alguna u otra forma. Si te encuentras en la misma fase, todavía no creas que iniciar un negocio no es lo tuyo. (Te recomendamos leer: Nuevas Ideas de Negocio).

Placer masoquista de fallo

Después de ser golpeado por las circunstancias y la desgracia, puede haber un breve período de inactividad, porque ahora odias la misma idea de negocio o visión con la que alguna vez estuviste obsesionado. Pero incluso antes de que te hayas recuperado completamente de las heridas del pasado te encontrarás embrujado de nuevo por el mismo impulso incesante de conquistar eso, que sin el cual, sientes que tu vida no tiene sentido.
Esto es porque eres una de las especies que no sólo se adaptan a los ecosistemas, sino lo transformas para adaptarse a ti también. Este impulso es precisamente lo que separa a los especiales del resto del mundo, y no ningún talento, habilidad, inteligencia o éxito en sí.

Ahora, después de levantarte, hay dos maneras muy interesantes en los que podrías ser diferente de lo que eras antes. Cuando empezaste a saber acerca de tus puntos fuertes, y por eso, precisamente, pensaste que podías hacerlo. Y ahora tus fracasos que se han introducido a ti mismo y puedes ver todas las debilidades que tienes.

Básicamente, se han eliminado tus conflictos internos y luchas únicamente con tus factores externos. La segunda parte interesante es que serás percibido por la sociedad como nada menos que un loco, y harás que se pregunten lo que te mantiene adelante a pesar de repetidos reveses.

La respuesta a esto, tiene menos que ver con la gran motivación y podría tener que ver más con una adicción misteriosa de placer masoquista, derivado del dolor infligido por el fracaso. El placer es el de volver a subir en medio de la adversidad, cada vez que caes, desarrollas una percepción heroica de tí mismo, lo que conduce finalmente a uno a la desesperación y a la audacia.

Llámalo locura si quieres, pero yo considero que es un instinto de supervivencia o un mecanismo de defensa mental con lo que estas criaturas llamadas emprendedores nacen.

“Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos.” – Confucio

“Nunca rendirse, nunca rendirse, nunca, nunca, nunca, nunca – en nada, grande o pequeño, grande o pequeña – nunca ceder, salvo a las convicciones de honor y el buen sentido. Nunca, Nunca, Nunca, Nunca te rindas” – Winston Churchill

“La forma más rápida de tener éxito es el doble de tu tasa de fracaso” – Thomas Watson

Las citas anteriores nos dan una idea de la obsesión por el fracaso que éstas grandes almas podrían haber desarrollado durante un período de tiempo. Ser capaz de encontrar la gloria en el fracaso es la parte más esclarecedora de este viaje. Si eres emprendedor te invitamos a leer: Porqué un negocio nuevo falla y como suavizar los golpes.

Esa parte de la vida que se llama locura

Esta etapa se activa cuando uno experimenta un ataque de éxito de la nada. Podría venir en la forma de una idea que te hace sentir como se supone que es, o una ventana de alguna oportunidad de negocio que se abre para mostrar sólo el camino correcto.

Habrá un momento en el que de alguna manera el tiempo y el espacio se alinearán perfectamente, y todo va a suceder de la manera que habías planeado (Sí, estoy hablando de la ley de la atracción). El único punto de no darse por vencido es que tienes que estar allí cuando suceda.

Es ese momento cuando toda la reprimida frustración y decepción dentro de ti se va a transformar en entusiasmo y energía positiva de magnitud equivalente. Es por esto que el fracaso es una forma lenta pero natural para el éxito, por lo que te da nada menos que lo mejor, cuando sea el momento adecuado.

“No puedes forzar ideas. Las ideas exitosas son el resultado de un crecimiento lento” – Alexander Graham Bell.

Esta etapa se caracteriza además por un frenesí de ideas que fluyen libremente y por la creatividad, la apertura de la mente de un empresario a nuevas perspectivas y estilo de pensamiento que él nunca tuvo acceso. Te conviertes en más audaz, tomas más riesgos, experimentas, y la vida es un viaje lleno de locura.

Si bien son necesarios conocimientos de administración, marketing o negocios en general, no todos contamos con los conocimientos profesionales para hacerlo (sean cuales sean sus circunstancias), y si nos decidiéramos a hacerlo tardaríamos años.

Por esto es necesario buscar lugares profesionales donde ofrecen capacitación en las áreas que desconozcas, así que te recomendamos buscar entre nuestros cursos de negocios.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend